Adoptantes
Testimonios
Sin duda todo en la vida es por algo.....


Aldana, mi pequeña, adora a los animales, sobre todo a las ballenas y en un momento muy especial, cuando en su corazón, solo había tristeza, dolor y muchísima bronca, ya que en el Hospital Garrahan, le diagnosticaron leucemia, llegó a su vida, a nuestras vidas, el Instituto de Conservación de Ballenas, cargados de toneladas de buena energía, igual que la que trasmiten esos majestuosos animales a los cuales ellos tratan con mucho esfuerzo de proteger. Es así que Aldi ingreso al Programa de Adopción, eligiendo a Mochita, una ballena austral , a la cual le falta parte de su aleta caudal, y saber que es diferente a las demás la conmovió. En noviembre del 2010 viajamos a Puerto Madryn, un sueño cumplido....cargamos pilas para seguir adelante.


Marisa Croce de Freire   




¿Por qué adopté a Mochita?


Mi nombre es Nehuén Galarraga y tengo 12 años. Desde que tengo cuatro me encantan las ballenas y los delfines porque son unos de los animales más interesantes e impresionantes. Aquí, en Buenos Aires, donde yo vivo actualmente, no tengo la posibilidad de observarlos en su estado natural. Pero eso nunca me desanimó para seguir investigando, leyendo, viendo programas de televisión y todo lo que se refiera a cetáceos.
Una vez en Entre Ríos, cuando yo apenas tenía cuatro años, me mostraron la película “Liberen a Willy”. Fue a partir de entonces que me vi interesado en estas magníficas criaturas. Desde entonces busco información por cualquier medio, hasta que en la tele mostraron un programa especial llamado “Granito de Arena”. Este programa trataba sobre la ballena franca austral. Entonces mi mamá ingresó al sitio web del ICB y allí encontró una sección que decía: “Adopta una Ballena”; y yo quise participar de inmediato de esta iniciativa llamada “Programa de Adopción Ballena Franca Austral. El sitio presentaba 9 ballenas para adoptar. Yo leí la biografía de cada una de ellas y la de Mochita me impresionó, ya que su año de nacimiento coincidía con el mío: 1999.  Fue así cómo y porqué adopté a Mochita.

En 2010 mis padres, Nancy y Fernando, me sorprendieron con la noticia de que íbamos a viajar a Puerto Madryn. Esa experiencia de tener cerca a los cetáceos fue la más increíble que me ha tocado vivir. Los invito a conocer y descubrir a estos maravillosos seres vivos. Estoy seguro que se sorprenderán y los amarán tanto como yo.

Nehuén Galarraga




Hace 2 años adoptamos a Victoria


Desde siempre me intrigaron las ballenas, su tamaño, su movilidad, su forma de vida.  Cuando tuve la suerte de verlas por primera vez, en 2003, un sentimiento inexplicable se apoderó de mí.  En aquella embarcación sentí una de las emociones más fuertes de mi vida y una mezcla de risa y llanto fue mi forma de manifestarles lo que me hacían sentir.

En 2008 pude ir nuevamente a visitarlas y en una de las agencias había folletos del ICB.  Al volver a Buenos Aires entré en la página y me interioricé sobre sus  actividades.  Hace 2 años adoptamos a Victoria, es extraño que una hija sea mayor que sus padres, pero eso no es todo!!! también somos abuelos y por ende, nuestras hijas son tías. 

¿Sabían que las ballenas tienen su Día? Nuestra nieta ballena se llama Garra.  En 2002 se enredó en las cadenas de un catamarán en Puerto Pirámides. Mucha gente ayudó para salvarla. A partir de ese día, cuando se produjo el afortunado rescate, cada 25 de septiembre se celebra el Día Nacional de la Ballena Franca Austral.

La importante tarea que realiza la gente del ICB requiere mucho esfuerzo y, lamentablemente es poco reconocida.  Sería bueno que cada uno de nosotros pudiera aportar su colaboración, ya sea económica o a través de la publicidad en redes sociales. ¿O de ambas maneras, por qué no?

Felicito a todos sus integrantes por realizar un trabajo grande como una ballena!! Y gracias por permitirnos ser parte del proyecto

Lorena Belmont