Noticias y Novedades
Aclaraciones del ICB sobre datos de la población de ballenas en Península Valdés
 

 

 

ICB, 5/6/2013 - Dada la información distorsionada y los datos falsos que están circulando en medios de comunicación sobre la mortandad de ballenas francas en Península Valdés, el Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) aclara que no envió ningún comunicado de prensa a ningún medio de comunicación esta semana o la semana pasada referido a esta temática.

El mes pasado, la Defensoría del Pueblo y la Dirección de Fauna y Flora Silvestres de la Provincia de Chubut solicitaron al Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral, del cual el ICB es un miembro integrante, un informe técnico sobre la temporada de estudios del año 2012. Cumpliendo con estas solicitudes de las autoridades provinciales, los supervisores del Programa enviaron este informe con fecha 14 de mayo a la DFyFS y con fecha 24 de mayo a la Defensoría del Pueblo. Dicho informe no constituye una gacetilla de prensa sino un informe técnico que resume los resultados de los varamientos de ballenas en Península Valdés. El Instituto de Conservación de Ballenas no envió ni distribuyó este informe a ningún medio de comunicación.

Además, el ICB aclara los siguientes errores en la información que ha sido publicada sin confirmar su veracidad:

1. En la temporada 2012, se registraron 116 ballenas muertas en Península Valdés. De éstas, 113 (o 97%) fueron ballenatos, 2 fueron juveniles (2%) y 1 fue adulto (1%). Estos datos revelan que el 97% de las ballenas que murieron en 2012 eran crías. Por lo tanto es falso decir que murió el 97% de las ballenas que nacieron en 2012, como han informado algunos medios de comunicación. El ICB no tiene ninguna responsabilidad acerca de cómo esa información fue interpretada erróneamente y luego publicada y/o utilizada por terceros.

2. En el 2012, se presentó ante el Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional una actualización preliminar del modelo poblacional basado en la foto identificación de ballenas francas de Península Valdés (Cooke 2012, Appendix 3, BRG Report IWC/64/Rep 1, Annex F) con datos para el periodo 1971-2010. Este modelo indica que la población de ballenas francas de Península Valdés continúa aumentando, a una tasa del 5,1% anual. Por lo tanto, cada año hay más ballenas francas en Península Valdés.

3. Además, este modelo preliminar presentado ante la Comisión Ballenera Internacional estimó que para el año 2010 el tamaño de la población de ballenas francas de Península Valdés era de 4.006 individuos, incluyendo 310 crías nacidas ese año.

4. Según las estimaciones de este mismo modelo y de acuerdo con la tasa de crecimiento, en el año 2012 habrían nacido al menos 342 crías, por lo cual se estima que las 113 crías muertas en 2012 representan el 33 % de las crías que nacieron en la temporada, y no el 97% como se interpretó e informó falsamente.

Posibles causas de las mortandades

En el año 2010, la Comisión Ballenera Internacional organizó junto al Centro Nacional Patagónicoun taller en Puerto Madryn (Chubut) para analizar la mortandad de ballena franca austral. Los diversos grupos de investigación que trabajan con la especie en Península Valdés y en otras poblaciones del mundo presentaron y analizaron sus datos científicos. Los 36 especialistas participantes del taller plantearon tres hipótesis posibles para explicar las mortandades: (1) desnutrición por reducción en las poblaciones de krill antártico, (2) enfermedades infecciosas y (3) las biotoxinas (o una combinación de estos tres factores) podrían tener sobre la salud de las ballenas.

El 23 de abril pasado, se desarrolló otro taller durante la 44 Conferencia Anual de la Asociación Internacional de Medicina de Animales Acuáticos (IAAAM) en Sausalito, California, para actualizar datos y revisar los avances realizados desde el Taller de 2010. En base a los datos más recientes se agregó una cuarta hipótesis relacionada con los posibles efectos que los ataques de gaviotas cocineras pueden tener sobre el estado de salud de las ballenas. En el informe de este taller, se describe que los repetidos picotazos de las gaviotas sobre la espalda de las ballenas para alimentarse de su piel y de su grasa causan significativas lesiones, provocan cambios de comportamiento que incrementan el gasto de energía de las ballenas, y reducen el tiempo de descanso y amamantamiento de los ballenatos recién nacidos.

Algunos medios de comunicación han publicado que “tres son las causas que se manejan como posibles en las muertes: los varamientos, la exposición al sol y el ataque constante de las gaviotas cocineras.” Desde el ICB hacemos público que desconocemos el origen de las hipótesis enunciadas como “los varamientos y la exposición al sol”. Se reitera que las tres hipótesis sobre las que se venía investigando son la desnutrición por reducción de las poblaciones de krill antártico, las enfermedades infecciosas y las biotoxinas con el agregado de una cuarta hipótesis sobre el posible rol de los ataques de gaviotas.

Para mayor informacion comunicarse con icb@icb.org.ar

Se puede difundir citando la fuente. (C) Instituto de Conservacion de Ballenas

 Anterior Siguiente

En el 2012, se presentó ante el Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional una actualización preliminar del modelo poblacional basado en la foto identificación de ballenas francas de Península Valdés Este modelo indica que la población de ballenas francas de Península Valdés continúa aumentando, a una tasa del 5,1% anual. y estimó que para el año 2010 el tamaño de la población de ballenas francas de Península Valdés era de 4.006 individuos