Noticias y Novedades
25 de setiembre - Día Nacional de la Ballena Franca Austral

ICB news, 25/09/2014 - Hoy se celebra en el Municipio de Puerto Pirámides (Chubut, Argentina) el aniversario del rescate de “Garra”, un juvenil de ballena franca que se había enredado con las cadenas de un catamarán fondeado en la bahía. Gracias a los esfuerzos conjuntos de toda la comunidad, Garra pudo ser rescatado. En el 2003,  se declaró esa fecha Día Nacional de la Ballena Franca y desde entonces la comunidad se reúne para festejar el logro de haber unido sus esfuerzos para salvar a una ballena.

La historia de Garra

El 25 de agosto de 2001, investigadores del equipo del Instituto de Conservación de Ballenas registraron en el Golfo San José a la ballena 200 (Victoria) del catálogo de foto identificación del Programa Ballena Franca Austral iniciado en 1970. Este registro fue realizado desde un acantilado y Victoria se encontraba junto a una cría. Debido a una llamativa mancha blanca en el lomo del ballenato similar a la huella dejada por el arañazo de una garra, Mariano Sironi (Director Científico del ICB) lo bautizó con el nombre de "Zarpazo". Con al menos dos meses de edad, Zarpazo fue re-identificado durante el relevamiento aéreo de la población de ballenas realizado a fines de octubre, cuando aún nadaba junto a su madre en el mismo golfo antes de su primera migración.

El 25 de septiembre de 2002, una ballena juvenil se enredó en las cadenas del fondeo de un catamarán de avistajes en Puerto Pirámide. Los guías balleneros y buzos locales fueron los primeros en intentar liberarla. La imposibilidad de acceder a las cadenas en el agua los estimuló a tomar la original decisión de vararla para liberarla en la bajamar. Con el esfuerzo de toda la comunidad, la ballena fue liberada de las cadenas y mantenida fresca en espera de la marea alta. Al atardecer pudo volver al mar. Debido a la llamativa marca en su lomo, este joven macho fue rebautizado como "Garra". Al comparar las fotos de Garra con las fotos de Zarpazo, se determinó que se trataba del mismo individuo, por lo cual pudimos afirmar que el hijo más joven de Victoria había regresado a Valdés con un año de edad.

"Garra" afortunadamente pudo sobrevivir a pesar de las heridas y al estrés sufrido. Fue reavistado en septiembre del año 2006. Su supervivencia demostró cómo el esfuerzo colectivo puede tener un rol esencial en la conservación de las ballenas en nuestros mares.

Para conmemorar el día en que toda una comunidad se unió para rescatar a Garra, el 25 de septiembre, la Cámara de Diputados de la Nación, declaró esa fecha como Día Nacional de la Ballena Franca Austral.

Juveniles Curiosos

La curiosidad e inexperiencia de las ballenas juveniles hace que sean especialmente vulnerables a diversas amenazas. Es muy probable que Garra se haya separado de su madre días o semanas antes de quedar atrapado. Las ballenas francas pasan su primer año de vida junto a sus madres, lactando y aprendiendo de ellas. Las ballenas juveniles parecen disfrutar del contacto con algas marinas, con las que frecuentemente juegan frotándolas sobre sus cuerpos sin ningún riesgo. Sogas y cadenas tal vez sean igualmente atractivas… pero letales para las curiosas ballenas. Garra comenzó su vida como ballena independiente de manera bastante alarmante.

Los enmallamientos en redes y sogas y las colisiones con barcos son las principales causas de muerte de origen humano entre las ballenas francas del Atlántico Norte. Los golfos de Península Valdés aún no tienen alta densidad de sogas, redes y cadenas. Sin embargo, la historia de Garra nos muestra que estos riesgos también existen aquí. Debemos entender las necesidades de hábitat de las ballenas para lograr su conservación a largo plazo.

La familia de Garra

Su madre, Victoria, fue fotografiada por primera vez en Península Valdés en 1972. Gracias al monitoreo continuo de esta población, la hemos registrado durante más de tres décadas, y es así que sabemos que Garra al menos tiene cinco hermanos. Ya que la hemos registrado con ballenatos en 1976, 1979, 1985, 1997, 2001 (Garra) y 2004.

Durante las celebraciones por el Día de la Ballena del año 2004, el pueblo de Puerto Pirámide propuso 59 nombres diferentes para bautizar a la ballena 200, la madre de Garra. Por unánime votación, el nombre elegido fue Victoria. Nuestro catálogo de ballenas, iniciado por el Dr. Roger Payne en 1970, es mantenido y actualizado cada año por la investigadora Vicky Rowntree. El nombre de la ballena 200 es entonces, un homenaje a nuestra querida Vicky, una investigadora que ha dedicado su vida al estudio y la foto identificación de cientos de ballenas francas de esta población.

Para Agendar

Durante todo el día se realizaran en Puerto Pirámides diversos eventos  que incluyen charlas, espectáculos, degustaciones para celebrar este día tan especial. Además a las 20 hs el fotógrafo Luis Pettite, presentará un audiovisual con las “Primeras imágenes de un parto de Ballena Franca Austral en aguas del Golfo Nuevo”. Más información en www.puertopiramides.gov.ar o en https://www.facebook.com/VisitaPuertoPiramides

Se puede difundir citando la fuente. © Instituto de Conservación de Ballenas.

 Anterior - Siguiente   

Con el esfuerzo colectivo de toda la comunidad de Pirámides, la Ballena fue mantenida fresca con baldazos de agua, se cortaron las cadenas y se liberó su cola que había quedado enterrada en la arena. Al atardecer y con la marea alta, volvió al mar, y fue noticia en muchos medios de comunicación. Curiosamente, los presentes coincidieron en bautizar a este macho como "Garra", debido a una llamativa marca blanca en su lomo en forma de zarpazo.
Te invitamos a conocer mas sobre la vida de Garra y su familia.
http://bit.ly/S1laGQ