Noticias y Novedades
ONGs unidas para lograr el fin de la Caza de Ballenas

ICB, 20 de julio de 2018 - A pesar de que existe una prohibición internacional a la caza de ballenas aprobada por la Comisión Ballenera Internacional (CBI) las capturas continúan. El Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) en forma conjunta con el Centro de Conservación Cetacea de Chile (CCC), el Instituto Baleia Yubarte (IBY) de Brasil y la Fundación Promar de Costa Rica a través del trabajo articulado regional buscan cerrar los vacíos legales responsables de la continuación de la ballenería.

Entre el 10 y 14 de setiembre, se realizará la Reunión Plenaria bianual de la CBI en Florianópolis (Brasil). Allí representantes de 90 países miembros y organizaciones de la sociedad civil se reunirán para debatir diversas propuestas que enfrentarán una vez más a los conservacionistas con los pro-caza. En preparación a este encuentro, entre el 1 y 2 de agosto se reunirá en la ciudad de Santiago de Chile, el Grupo Buenos Aires. Así se denomina al bloque conservacionistas de países latinoamericanos y del Caribe miembros de este foro internacional. Sus delegados de gobiernos analizarán cada una de las propuestas a debatir en setiembre.  En ambas reuniones, estaremos participando y trabajando codo a codo con el Centro Conservacion de Chile, el Instituto Baleia Yubarte de Brasil, la Fundación Promar de Costa Rica y organizaciones de otros países de la región llevando las propuestas de la sociedad civil para defender la vida de las ballenas.

Roxana Schteinbarg, que desde hace más de una década representa al Instituto de Conservación de Ballenas en las reuniones de la CBI, expresó: "Es necesario darle nuevo impulso al movimiento “Salve las Ballenas” que en los 80 logró la aprobación de la moratoria. El escenario hoy es mucho más complejo, ya que a la caza de ballenas se le suman una gran diversidad de amenazas que antes no existían. Pero además, debemos revitalizar el movimiento para evitar que una minoría de países continúe socavando la moratoria. Es responsabilidad de todos defenderla cerrando todos los vacíos legales que se contraponen con el uso no letal y no extractivo de las ballenas."

Lamentablemente, a pesar de que la mayoría de los países miembros de la CBI son conservacionistas, son muy pocos están dispuestos a poner un freno a la minoría liderada por Japón que busca reanudar la cacería a gran escala, debido a los intereses y acuerdos comerciales existentes entre naciones. Solo una sociedad civil activa y comprometida podrá hacer valer sus derechos. Proteger las ballenas es proteger la vida en el mar. En donde hay ballenas, los océanos son más productivos.

Los mares se tiñen de rojo

El Dr. Roger Payne, fundador del Ocean Alliance expresó: " ….Muchos piensan que la ballenería está bajo control internacional porque hay una moratoria a la caza de ballenas. Sin embargo, son las tres principales naciones balleneras las que controlan toda la cacería…" .Noruega e Islandia, objetando la moratoria pueden establecer su propia cuota de ballenas para cazar con fines comerciales en el Atlántico Norte. Japón por su parte, disfrazando de caza científica sus capturas comerciales continúa año a año matando cientos de ballenas.

Este año Japón finalizó su temporada del Programa de Cacería “Científica” (NEWREP-A) en aguas del Océano Austral con el resultado de haber matado 333 ballenas minke de las cuales 122 eran hembras preñadas. Estas ballenas se suman a las casi de 15.000 que murieron arponeadas por la flota del gobierno japonés bajo la farsa de los programas científicos. 

Por otra parte, hace tan solo unas semanas, los balleneros de Islandia fueron acusados de matar una ballena azul. La empresa Kristján Loftsson, la única que realiza esta actividad en ese país dice que se trata de un híbrido de ballena de aleta y azul. Actualmente se están llevando a cabo pruebas de ADN. De todos modos ya sea una ballena azul o un híbrido de azul y ballena de aleta, ambas especies se encuentran en el apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y su comercialización es ilegal. Mientras tanto Noruega, intenta reavivar una industria en declive, anunciando su intención de aumentar un 28% su cuota anual de caza de ballenas minke llegando hasta los 1,278 ejemplares.

La Declaración de Florianópolis

Es urgente reformar la CBI, modernizarla y eliminar los vacíos legales que permiten estas atrocidades. Con este objetivo, hemos colaborado con el gobierno de Brasil para la presentación en la próxima plenaria de la “Declaración de Florianópolis”. Su texto se puede ver en el sitio web de la CBI y de aprobarse marcaría un nuevo norte ya que la CBI acordaría que su mandato en el siglo XXI incluye, entre otras cosas, su responsabilidad de garantizar la recuperación y el mantenimiento de las especies y poblaciones de ballenas en sus niveles de explotación preindustrial o los más cercanos a ellos, para que puedan cumplir con su ciclo biológico y su rol ecológico en los océanos del mundo.

Esperamos que esta Declaración sea dinamizadora y renueve las energías de los países conservacionistas. Su aprobación podría ser el comienzo del nuevo movimiento “Salvemos a las Ballenas” en el siglo XXI.

Cada ballena muerta nos empobrece, hace que todos los avances que se realizan en materia de conservación en el seno de la Comisión Ballenera Internacional pasen a segundo plano. Por eso, a través del trabajo articulado que llevamos adelante junto a CCC de Chile, IBY de Brasil y la Fundacion Promar de Costa Rica buscamos mecanismos que permitan con el compromiso de los gobiernos cerrar los vacíos legales que debilitan la moratoria, crear santuarios y fortalecer los argumentos de la importancia que tienen las ballenas en la salud de los océanos.

¡Solo con vos podremos lograrlo! Exigí que tu gobierno esté presente y con derecho a voto para decir SI a la vida de las ballenas en setiembre en Florianópolis. ¡Apoyanos para que entre todos podamos llevar la voz de la ciudadanía para que el movimiento Salve a las Ballenas resurja más fuerte que nunca!

© Instituto de Conservación de Ballenas. Se puede reproducir citando la fuente. 


El ICB en forma conjunta con el Centro de Conservación Cetacea de Chile, el Instituto Baleia Yubarte de Brasil y la Fundación Promar de Costa Rica a través del trabajo articulado regional buscan lograr cerrar los vacíos legales responsables de la continuación de la ballenería.
Islandia, por otra parte, hace tan solo unas semanas, los balleneros de ese país fueron acusados de matar una ballena azul. La empresa Kristján Loftsson, la única que realiza esta actividad en ese país dice que se trata de un híbrido de ballena de aleta y azul.
Mientras nosotros la estudiamos vivas, el gobierno de Japón desafía a la comunidad internacional matando ballenas para hacer estudios que hoy podrían hacerse sin matar ni una sola. Esta es una trampa que realiza para poder seguir abasteciendo de carne un mercado en decadencia.