Noticias y Novedades
Latinoamérica hace público su rechazo a la continuidad de los programas de caza de ballenas del Gobierno de Japón

Por Instituto de Conservación de Ballenas - 7 de diciembre de 2011

Argentina en forma conjunta con Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay exhortaron, a través de comunicado de prensa, al Gobierno de Japón a poner fin a la caza científica de ballenas.


A  tan solo un día de la partida de la flota ballenera japonesa en dirección a las aguas del Santuario del Océano Austral para iniciar una nueva temporada de “cacería científica”, la Cancillería Argentina emitió un comunicado a través del cual, en forma conjunta con los Gobiernos de Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay, países miembros de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) e integrantes del llamado "Grupo Buenos Aires" (GBA), hicieron público su más firme rechazo a la continuidad de las operaciones balleneras del gobierno de Japón . A través del comunicado, el GBA reiteró su firme compromiso con la conservación de las ballenas, el mantenimiento de la moratoria comercial en vigencia desde 1986, la promoción del uso no letal del recurso y el respeto a la integridad de los santuarios balleneros reconocidos por la CBI, y exhortó al Gobierno del Japón a poner fin a la caza científica que realiza en un santuario que fue establecido por la CBI precisamente con el objetivo de proteger a las ballenas.

La flota ballenera japonesa zarpó el martes en dirección a la Antártida protegida por fuertes medidas de seguridad por temor a  acciones de los ecologistas. Tres embarcaciones zarparon del puerto de Innoshima con el objetivo de cazar  900 ballenas, según un documento transmitido por el gobierno nipón a la CBI. Desde la implementación de la moratoria sobre la caza comercial de ballenas, la flota japonesa  ha capturado más de ocho mil ballenas en aguas del Santuario Ballenero del Océano Austral con supuestos fines científicos.  “Es público y conocido que los productos derivados de los cuerpos de las ballenas cazadas ‘para estudiarlas’ por los investigadores japoneses son vendidos en mercados y restaurantes para el consumo de las pocas personas que aun comen carne de ballena. En pleno siglo 21, es impensable hacer ciencia matando ballenas. Existen metodologías de estudio no letales que generan información científica mucho más relevante para el conocimiento de las ballenas y su biología que la generada mediante el estudio de sus cadáveres”, concluye el Dr. Mariano Sironi, Director Científico del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB).  


El 25 de octubre pasado, 65  organizaciones civiles ambientalistas de América Latina, el Caribe e internacionales ya habían solicitado conjuntamente  a los  gobiernos a adoptar acciones diplomáticas  y de rechazo público frente a esta nueva temporada de caza "científica" de ballenas de Japón en el Océano Austral.

Roxana Schteinbarg, coordinadora ejecutiva del ICB  en referencia a esta solicitud expresó: “Estábamos convencidos que tendríamos una respuesta positiva por parte  de las autoridades de Argentina y del GBA. Nos enorgullece el rol activo de la  región, que se ha consolidado como el bloque más fuerte a favor de la conservación en el seno de la Comisión Ballenera Internacional. Sin embargo, ahora es fundamental y urgente que todos los países a nivel mundial aúnen esfuerzos e implementen acciones concretas que detengan la flota ballenera y hagan respetar la integridad del Santuario del Océano Austral y la moratoria vigente. Este programa de caza científica es una fachada que encubre el carácter comercial de estas matanzas."

Las organizaciones no gubernamentales en la misiva también alertaron  sobre  la desafiante actitud del Gobierno de Japón de llevar integrantes de la Guardia Costera. Esto fue recientemente confirmado en los medios de Japón por la agencia  Kyodo que anunció que la Guardia Costera reforzará la seguridad como nunca antes se había hecho. Esto sin ninguna duda representa una amenaza los principios del Tratado Antártico, que establece a las aguas antárticas como una zona de paz y libre de armas.

 Fuente de información: 

- Comunicado de Cancillería http://bit.ly/vhUBSl

- Solicitud de ONGs al GBA http://bit.ly/uZVJl5


Se puede difundir citando la fuente. © Instituto de Conservación de Ballenas.

El Nisshin Maru partiendo del Puerto de Innoshima