Noticias y Novedades
¿Afectan las olas la distribución de las ballenas en Península Valdés?

ICB , 16 de julio de 2015 - La ballena franca austral utiliza las aguas de Península Valdés en su época reproductiva, de mayo a diciembre. Se ha especulado que la distribución de los cetáceos está limitada en parte por las condiciones oceanográficas (por ejemplo, por olas y corrientes). Para conocer más sobre este fenómeno en la península, el biólogo Julián Pontones comparte información sobre el proyyecto que está llevando a cabo para estudiar la influencia de las olas del mar sobre la distribución de las ballenas en el Golfo Nuevo.

La dinámica de la superficie del mar está influenciada por el intercambio de energía con la atmósfera. El viento altera la superficie y su principal efecto son las olas. El movimiento de la superficie del mar afecta a especies de aves y mamíferos: los cetáceos son particularmente sensibles a este fenómeno ya que cumplen todo su ciclo de vida en el mar. Las ballenas en general utilizan zonas “tranquilas” o protegidas para sus actividades reproductivas, para dar a luz y para el cuidado de sus crías recién nacidas, disminuyendo el riesgo de ahogamiento, predación y el gasto energético por natación.

La ballena franca austral utiliza las aguas de Península Valdés en su época reproductiva, de mayo a diciembre. Llegan cuando la frecuencia y velocidad del viento son menores, y parten cuando éstas comienzan a aumentar. Se ha especulado que la distribución de los cetáceos está limitada en parte por las condiciones oceanográficas (por ejemplo, por olas y corrientes). Para conocer más sobre este fenómeno en la península, estudiamos la influencia de las olas del mar sobre la distribución de las ballenas en el Golfo Nuevo.

Se estimó la energía de las olas del Golfo utilizando un programa que combina datos batimétricos (profundidad) y datos de vientos de la región. Estos resultados se superpusieron con la información de distribución espacial de las ballenas obtenida durante los relevamientos aéreos del Programa Ballena Franca Austral del Instituto de Conservación de Ballenas / Ocean Alliance (ICB/OA). Los relevamientos analizados fueron realizados entre el 15 de setiembre y el 15 de octubre de los años 2010, 2011 y 2012, época del año con mayor abundancia de ballenas.

Se observa en la Figura 1 que la distribución de la energía de las olas coincide con la predominancia de los vientos del sector oeste de la zona, dado que la mayor energía de olas (representada en color azul) se concentra en el margen este del golfo. Los puntos muestran que la mayoría de las ballenas se distribuyen a lo largo de la costa norte, entre el Doradillo y Punta Cormoranes. Además muchos individuos se concentran en la zona de alta energía. Si bien esto puede parecer contradictorio, dada la característica de cuenca semicerrada del golfo, la energía dentro del mismo comparada con la de mar abierto no sería lo suficientemente elevada como para causar cambios comportamentales en la estadía de las ballenas durante los meses estudiados, que no son los de mayor energía de olas del año.

Sin embargo, cuando analizamos la ubicación de GPS de los 776 individuos censados, encontramos que el 90% se ubicaron en zonas con una energía de olas menor a 10.000J/m. Es decir que la mayor parte de la población se localiza en sitios puntuales de baja energía mientras residen en el Golfo Nuevo.

Por lo tanto, las ballenas parecieran evitar lugares con elevada dinámica en superficie (“con mucho oleaje”). Este estudio es una buena aproximación de la relación entre la energía de las olas y la distribución espacial de las ballenas en el golfo. Sería interesante complementar estos resultados con observaciones del comportamiento y distribución de ballenas en días de vientos fuertes constantes y de esta manera caracterizar de una forma más amplia la distribución espacial de la Ballena Franca Austral según la dinámica de la superficie del mar.

Agradecimientos: Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Instituto de Conservación de Ballenas, Ocean Alliance, Servicio Meteorológico Nacional, Servicio de Hidrografía Naval Argentino, Dr. Augusto C. Crespi Abril, Dr. Mauro E. Carrasco y Sr. Marcos Riccardi.

Bibliografía:


Borcard, D., Legendre, P. & Drapeau, P. (1992). Partialling out the saptial component of ecological variation. Ecology, 73:1045-1055.

Labraga, J. C. (1994). Extreme winds in the pampa del Castillo Plateau, Patagonia, Argentina, with reference to wind farm settlement. Journal of Applied Meteorology. Vol 33.

Lanfiutti, M. (2000). Distribución, abundancia y hábitat de la ballena Franca Austral (Eubalaena Australis) En la Península Valdés. Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Seminario de Licenciatura.

Malhotra, A. & Fonseca M. S. (2007). WEMo (Wave Exposure Model): formulation, procedures and validation.

Rowntree, V., Payne, R. & Schell, D. (2001). Changing patterns of habitat use by southern right whales (Eubalaena australis) on the nursery ground at Peninsula Valdes, Argentina, and in their long-range movements. Journal of Cetacean Research and Management (SPECIAL ISSUE) 2:133–143.

Tarbuck, E.J. & Frederick, L.K. (1999) Líneas de costa. Ciencias de la Tierra: Una Introducción a la Geología Física, sexta pp. 313-334. Madrid


Se puede reproducir citando la fuente. © Instituto de Conservación de Ballenas


Anterior Siguiente   

Figura 1. Distribución de la energía de olas de la estación primavera y de ejemplares de ballena franca austral en las costas del Golfo Nuevo. El color azul indica mayor energía de las olas.
El biólogo Julian Pontones, realizando toma de datos en el Golfo Nuevo.