Noticias y Novedades
Científicos en la Comisión Ballenera Internacional, divididos por los intereses balleneros de una minoría

ICB, 14 de julio 2015 - Mariano Sironi, Director Científico del Instituto de Conservación de Ballenas participó en la reunión del Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) entre el 22 de mayo y el 3 de junio pasados en San Diego. Uno de los temas más controvertidos fue la propuesta de un “nuevo” programa de Japón para continuar con su cacería “científica” de ballenas en el Océano Austral. Tras hacerse público el Reporte de esta reunión, el Dr. Sironi comparte sus conclusiones.

Sin consenso científico para la cacería de ballenas de Japón

La última reunión del Comité Científico de la CBI en San Diego, California, terminó con la reiteración de una conclusión que ya conocíamos. Como quedó expresado en el reporte, “luego de las discusiones, está claro que no es posible alcanzar una visión consensuada del Comité sobre el NEWREP-A”, el “nuevo” plan de cacería “científica” propuesto por Japón. La comunidad científica internacional se manifestó en contra de este plan a través de una carta firmada por casi 500 científicos de 30 países, que presentamos durante la reunión.

Repasemos algunos hitos para entender cómo se llega a esta Reunión:

- El 31 de marzo de 2014, la Corte Internacional de Justicia de La Haya ordenó al gobierno de Japón el cierre de sus operaciones de cacería “científica” de ballenas en la Antártida, respondiendo a una demanda del gobierno de Australia. La Corte entendió que el llamado Programa Japonés de Investigación sobre Ballenas en el Antártico bajo Permiso Especial (conocido como JARPA II) no cumplía con el propósito de investigación científica de los estatutos que rigen la Comisión Ballenera Internacional, y por lo tanto, no era ciencia. Como resultado, Japón debió cerrar el JARPA II.

- El 19 de noviembre de 2014, el gobierno japonés presentó a la CBI el “Proposed Research Plan for New Scientific Whale Research Program in the Antarctic Ocean” (NEWREP-A). Este “nuevo” plan no es más que una continuacion del JARPA II, y busca continuar la caza de ballenas a escala comercial bajo supuestos fines de investigación “científica” y evadir el cumplimiento del dictamen inapelable de la Corte.

- En febrero de este año, el plan fue evaluado en detalle por un panel de expertos científicos reunidos en Japón, quienes concluyeron que la evidencia presentada no justifica el componente letal de este programa.
- Finalmente, en la reunión en San Diego, el Comité Científico de la CBI manifestó que el plan “no contiene información suficiente” que justifique la matanza de ballenas para estudiarlas.

La expectativa de Japón para esta reunión era lograr el apoyo del Comité Cientifico para avanzar con el NEWREP-A y continuar cazando ballenas bajo supuestos fines “científicos” en la Antártida. Sin embargo, encontró la oposición de una buena parte de los integrantes del comité científico que rechazan la propuesta.

Además, la voz de casi 500 científicos de 30 países estuvo presente para manifestar su oposición mediante la carta que los representantes del Instituto de Conservación de Ballenas de Argentina, el Centro de Conservación Cetacea de Chile/Brasil y colegas, presentamos durante la reunión.

En su respuesta, el representante de Japón manifestó que la carta adolece de “simplificación” cuando manifiesta que la cacería “científica” de ballenas no es necesaria. Debo decir que estoy de acuerdo con esta apreciación. Efectivamente, opino  que la matanza de ballenas para “estudiarlas” en pleno siglo XXI es innecesaria, y que efectivamente, esta afirmación es tan simple como verdadera. Hoy existen técnicas alternativas no letales para llevar a cabo esos mismos estudios sin matar una sola ballena más.

En 2016, el Comité Científico y la Comisión en reunión plenaria en Eslovenia deberán continuar el debate sobre este controvertido plan de cacería de Japón. Lamentablemente, es probable que esto no impedirá que en el próximo verano austral y antes de dichas reuniones, la flota ballenera japonesa zarpe hacia la Antártida a reiniciar sus cacerías ilegales, aun con la creciente oposición de la comunidad científica y sobre todo, en contraposición a lo manifestado por la Corte. Por ello, es urgente que los gobiernos de América Latina se manifiesten oficialmente en contra de este programa.

En este sentido, hago un llamamiento a los legisladores de Argentina para que aprueben cuanto antes los proyectos de declaración de repudio al NEWREP-A que ya ingresaron al Congreso de la Nación (2052-D-2015 y expediente 1860/15 )

En Argentina y en muchos países estudiamos la vida de las ballenas para comprender sus procesos y sus relaciones ecológicas utilizando técnicas no letales. El Programa de Investigación Ballena Franca Austral, iniciado por Roger Payne en 1971 y que actualmente co-dirijo con Victoria Rowntree, es el estudio científico de ballenas de mayor continuidad en el mundo y se basa enteramente en técnicas benignas. Es fundamental que las naciones manifiesten públicamente el rechazo al NEWREP-A y otros programas similares que responden a intereses comerciales encubiertos y no científicos, violando la moratoria a la caza de ballenas vigente.

Santuarios de ballenas

En San Diego también se debatió acerca de los santuarios de ballenas. El Santuario del Océano Austral que rodea la Antártida debe ser sometido a su evaluación periódica, mientras que la propuesta del Santuario del Atlántico Sur será analizada por un panel de expertos y luego presentada ante el comité científico en 2016, según una hoja de ruta propuesta en San Diego.

Claramente, los países con intereses balleneros se oponen a los Santuarios. La revisión y análisis de los Santuarios constituyen los fundamentos y defensa de por qué son necesarios. Al respecto, José Truda Palazzo del Centro de Conservación Cetacea y ex-comisionado alterno de Brasil ante la CBI, con quien compartimos las jornadas de trabajo en el Comité, manifestó que “el rechazo masivo de la comunidad científica internacional a la cacería ‘científica’ no representa solamente una reacción a la absoluta pobreza técnica de la propuesta, sino también al escandaloso abuso de la Ciencia para fines netamente geopoliticos y comerciales. La presencia ballenera de Japón en Antártida y en el Santuario del Océano Austral bajo excusas pseudocientíficas es intolerable para quienes se dedican a la verdadera investigación científica de cetáceos.

Promoviendo la Conservación de las ballenas

Inmediatamente después de concluida la reunión científica en San Diego, participé de la primera reunión de trabajo conjunto entre el Comité Científico y el Comité de Conservación de la CBI. Esta reunión tuvo por objetivo “proponer procedimientos para facilitar la implementación y el seguimiento de recomendaciones de conservación”. Sucede que muchas recomendaciones emanadas del Comité Científico luego no son llevadas a la práctica, con lo cual pierden su efectividad para atenuar o solucionar los problemas de conservación que enfrentan los cetáceos hoy. Esta reunión conjunta fue un primer paso para fortalecer la agenda de conservación que la Comisión Ballenera Internacional debería tener para adecuarse a los tiempos actuales.

Desde el Instituto de Conservación de Ballenas y el Centro de Conservación Cetacea agradecemos a todos los investigadores que manifestaron su apoyo firmando la carta de la comunidad científica internacional en rechazo a la cacería “científica” de ballenas. Su voz fue escuchada en el seno del Comité Científico.Pero las ballenas necesitan más voces que defiendan su vida. Y en este sentido seguiremos trabajando.

Cordialmente,

Dr. Mariano Sironi
Director Científico
Instituto de Conservación de Ballenas

Un agradecimiento especial a Cetacean Society International, Humane Society International y Patagonia, Inc. por su apoyo para las acciones de conservación del Instituto de Conservación de Ballenas en la Comisión Ballenera Internacional. 

Se puede reproducir citando la fuente. © Instituto de Conservación de Ballenas



Anterior Siguiente   

La expectativa de Japón para esta reunión era lograr el apoyo del Comité Cientifico para avanzar con el NEWREP-A y continuar cazando ballenas bajo supuestos fines “científicos” en la Antártida. Sin embargo, encontró la oposición de una buena parte de los integrantes del comité científico que rechazan la propuesta.
Mariano Sironi,durante la Reunión del Comite Cientifico. A su lado, Miguel Iñiguez ( Comisionado Alterno de Argentina ante la CBI) y Jose Truda Palazzo (Centro Conservacion Cetacea)