Noticias y Novedades
44 años monitoreando las ballenas francas australes de Península Valdés

ICB, 3 de octubre de 2014 - Mariano Sironi, Director Cientifico del Instituto de Conservación de Ballenas, comparte los avances de los estudios que se están llevando adelante en el marco de temporada número 44 del Programa Ballena Franca Austral, el estudio científico más largo del mundo basado en la fotoidentificación de ballenas. 

Relevamiento aéreo de fotoidentificación para estudiar la dinámica poblacional

Los días 12 y 13 de septiembre realizamos el relevamiento aéreo de fotoidentificación de ballenas. Junto al fotógrafo John Atkinson, sobrevolamos las costas para registrar diversas variables durante los vuelos, como el número de ballenas fotografiadas, sus clases de edad, su distribución a lo largo del perímetro de la península, la presencia de heridas en sus cuerpos, y las ballenas muertas en las playas. El objetivo de nuestros relevamientos aéreos es fotoidentificar ballenas para describir la dinámica poblacional, su distribución y realizar una evaluación visual básica del estado de la población.

A través de la fotoidentificación de individuos, podemos saber “quien es quien” en esta población y generar información sobre la historia de vida de cada individuo, que luego se aplica en modelos matemáticos para estimar el tamaño y la tendencia de toda la población.

Durante dos días de vuelos con muy buen clima, este año contamos un total de 757 ballenas, lo que representa el número más alto jamás registrado durante nuestros vuelos desde su inicio en 1971. Hay todavía más ballenas presentes en la zona, en particular lejos de las costas y cerca del centro de los golfos y también hacia el norte de la península. Tomamos 7.200 fotografías de ballenas que serán luego identificadas por Vicky Rowntree en el laboratorio, para agregar nuevos registros a nuestro catálogo que contiene cerca de 3.000 ballenas conocidas.

Este año es muy notoria la diferencia en el número de ballenas en ambos golfos, con tres veces más ballenas en el Golfo Nuevo que en el San José. Observamos un número inusualmente alto de grupos de cortejo formados por adultos y juveniles a ambos lados de la boca del Nuevo. La gran mayoría de las hembras con sus ballenatos se encontraban a lo largo de la costa entre Puerto Madryn y Puerto Pirámides.

Monitoreo de ataques de gaviotas a ballenas

En Península Valdés las gaviotas cocineras se posan sobre la espalda de las ballenas vivas, y comen su piel y grasa. Los picotazos causan dolor a las ballenas, que modifican su comportamiento e incrementan su gasto de energía para evitarlos, durante un período muy sensible de su ciclo vital: la crianza de los ballenatos. Además de los notables efectos sobre el comportamiento, los repetidos picotazos de las gaviotas producen importantes lesiones en el lomo de las ballenas.

Desde 1995 monitoreamos la frecuencia de los ataques de gaviotas sobre las ballenas en sitios de los golfos Nuevo y San José. Este monitoreo ininterrumpido permite analizar cambios en la evolución de esta interacción a largo plazo, y sirve para determinar si las acciones de control que se tomen para reducir la frecuencia de ataques de gaviotas son exitosas.

Este año participan en la recolección de datos Alejandro Fernández Ajó, Florencia Vilches, Mariana Lanfiutti, Magalí Olmedo, Agustina Saez, Natalia Rivetti, Paula Faiferman y Lucía Alzugaray. Este grupo de maravillosas personas que brindan su dedicación, esfuerzo y compromiso con este proyecto permite que sigamos actualizando la información sobre esta problemática que nos preocupa a todos. ¡Va un especial agradecimiento para ellos por su colaboración!  

Monitoreo sanitario de las ballenas

Cuando una ballena muere y luego vara en la playa, representa una fuente de información importante para evaluar el estado de salud general de la población. Desde el año 2003, el Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral realiza exámenes post mortem de cada ballena franca que muere en Península Valdés y alrededores. Este Programa es coordinado por el Instituto de Conservación de Ballenas – Ocean Alliance, la Universidad de California - Davis, la Universidad de Utah, Wildlife Conservation Society y la Fundación Patagonia Natural.

El esfuerzo conjunto de estas organizaciones no gubernamentales y universidades ha permitido generar la base de datos médicos y muestras biológicas más completa que existe en el mundo para esta especie. En este sentido, el Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional en sus informes anuales ha destacado la relevancia de este Programa científico para tratar de comprender las causas de las mortandades elevadas de ballenatos que se han producido en años recientes en esta población, y recomienda su continuación a largo plazo.

Coordinados en el campo por el Médico Veterinario Matías di Martino junto a Lucas Beltramino, veterinarios y biólogos acuden a cada ballena que muere y llevan a cabo un minucioso examen externo en busca de cicatrices, heridas y evidencias externas de causa de muerte, ya sean naturales o por acciones humanas, toman medidas morfométricas y espesor de la grasa, innumerables muestras de tejidos y órganos, además de localización, fotografías, etc. Toda esta información se vuelca en una base de datos que mantenemos desde el inicio del programa en 2003 y los resultados se informan periódicamente a las autoridades provinciales de Chubut. En lo que va de la presente temporada, murieron 12 ballenatos y un adulto, lo que representa un número menor que el del año pasado para esta misma fecha.

¡Gracias por el trabajo y el apoyo!

Continuar llevando adelante un programa de investigación que este año cumplió 44 años de trabajo ininterrumpido es un gran desafío para las organizaciones no gubernamentales. Son muchas las personas, instituciones y empresas que hacen posible que el Programa Ballena Franca Austral del ICB y Ocean Alliance continúe. A todas ellas extendemos nuestro más sentido agradecimiento por hacer posible un sueño compartido: el de ver ballenas en su ambiente natural, recorriendo los mares del mundo.

También quiero agradecer a dos personas muy especiales que por diferentes motivos no han podido acompañarnos esta temporada. A Vicky Rowntree, Directora del Programa Ballena Franca Austral en Estados Unidos que es fuente de inspiración personal para mí y para muchas personas que trabajamos con ballenas en Argentina y en otros países. A Marcos Ricciardi, Coordinador Regional del ICB en Puerto Madryn, que genera con su presencia una maravillosa energía positiva que contagia a todos. A ambos, desde el Golfo San José, les enviamos nuestro abrazo apretado y les decimos que están aquí cada día.


Cordialmente,

Mariano Sironi, desde el Golfo San José en Península Valdés

Sumate a Ola de Ballenas

Son muchas las amenazas que enfrentan las ballenas y por eso es que necesitamos hacer mucho más por ellas. Solo a través del apoyo colectivo podremos lograrlo y  por eso hemos iniciado la campaña Ola de Ballenas. Queremos formar una Ola enorme por las ballenas y te invitamos a que te sumes adoptando una ballena. De ese modo con tu apoyo, podremos hacer mucho más. Porque esta ola es de todos, porque esta ola es por las Ballenas.  


Se puede difundir citando la fuente. © Instituto de Conservación de Ballenas


 Anterior - Siguiente   

Mariano Sironi, el Piloto Oscar Fratesi y el fotógrafo John Atkinson antes de iniciar el relevamiento de foto identificacion
Volar en círculos cerrados y casi constantes durante más de cinco horas tomando fotos, registrando y escribiendo notas y datos, es agotador. Pero la maravillosa imagen de las siluetas negras de las ballenas y sus crías recortadas sobre el azul, verde y esmeralda del mar al pie de los acantilados arenosos, a veces acompañadas por grupitos de delfines oscuros, queda grabada por mucho tiempo en mi recuerdo luego de bajar del avión, y hace que el cansancio y el esfuerzo valgan la pena… hasta repetir el ciclo el año próximo, siguiendo el ritmo de vida de las ballenas.
Desde 1995 monitoreamos la frecuencia de los ataques de gaviotas sobre las ballenas en sitios de los golfos Nuevo y San José. Este año participan en la recolección de datos Alejandro Fernández Ajó, Florencia Vilches, Mariana Lanfiutti, Magalí Olmedo, Agustina Saez, Natalia Rivetti, Paula Faiferman y Lucía Alzugaray.