Investigar
Programa de Investigación Ballena Franca Austral
.  Fotoidentificación
.  Comportamiento
.  Nutrición
.  Toxicología
.  Genética e isótopos estables
.  Ataques de Gaviotas
.  Estado sanitario
Programa de Monitoreo Sanitario de la Ballena Franca Austral
Proyecto Alfaguara (ballena azul de Chile)
Logros
Publicaciones y Presentaciones en Congresos
Nutrición


El estado nutricional de un animal juega un rol importante en su rendimiento reproductivo. Si un animal está malnutrido quizás no tenga la capacidad de reproducirse, produzca menos crías que lo esperado o no pueda alimentarlas. Las ballenas francas se alimentan de krill y copépodos principalmente en el verano en sus áreas de alimentación. El estado nutricional de las ballenas francas puede ser una posible causa de las elevadas mortandades de ballenatos registradas desde 2007 en Península Valdés. 

Nuestra base datos ha generado información relevante que muestra el efecto que el aumento en la temperatura del agua en las zonas de alimentación (Georgias del Sur) y los consiguientes cambios en la abundancia de krill tienen sobre el éxito reproductivo de las ballenas francas. Las ballenas francas tienen menos crías en años de baja abundancia de krill, lo que indica que pueden estar limitadas por la disponibilidad de alimento. De esta manera, estudios realizados sobre las ballenas francas de Península Valdés pueden servir como indicadores de cambios ambientales, como el calentamiento global, a una escala mayor.  

La reducción en la abundancia de krill por incrementos en la temperatura superficial del mar o por efecto de las pesquerías de krill podría tener un efecto profundo en todas las poblaciones de ballenas del Hemisferio Sur que dependen de este crustáceo, si éstas son incapaces de alimentarse de otras presas o buscar nuevas áreas de alimentación. Mediante diversos estudios, nuestros investigadores buscan comprender la relación entre la variación en la dieta de las ballenas hembras adultas que visitan Península Valdés con su éxito reproductivo, particularmente con la supervivencia de los ballenatos.


La investigadora Carina Marón, está analizando el estado nutricional de las ballenas francas como una posible causa de las elevadas mortandades registradas en años recientes en Península Valdés. Sabemos que las ballenas francas tienen menos ballenatos que lo esperado durante años de baja abundancia de krill en sus áreas de alimentación.
Carina está comparando el valor nutricional de los copépodos con respecto al krill, para evaluar cuál representa el mejor recurso alimenticio para las ballenas, comparando estos valores con los de la grasa de ballenas vivas obtenidas mediante pequeñas biopsias de grasa, así como en los ballenatos varados muertos, para determinar si sus madres se alimentaron principalmente de krill o de copépodos