Investigar
Programa de Investigación Ballena Franca Austral
.  Fotoidentificación
.  Comportamiento
.  Nutrición
.  Toxicología
.  Genética e isótopos estables
.  Ataques de Gaviotas
.  Estado sanitario
Programa de Monitoreo Sanitario de la Ballena Franca Austral
Proyecto Alfaguara (ballena azul de Chile)
Logros
Publicaciones y Presentaciones en Congresos
Fotoidentificación

Los estudios científicos modernos sobre la ballena franca austral comenzaron en 1970 cuando el Dr. Roger Payne descubrió que cada individuo puede ser identificado a lo largo de su vida mediante el patrón de callosidades de su cabeza. 
Cada año en el mes de septiembre sobrevolamos el perímetro de Península Valdés fotografiando los patrones de callosidades de las ballenas. Registramos con GPS la ubicación de cada ballena o grupo, como así también la presencia de crías y de cualquier comportamiento inusual. El objetivo de nuestros relevamientos aéreos es la fotoidentificación y no el conteo de ballenas. Por ello la técnica de vuelo empleada es diferente a la usada durante un conteo. Igualmente, contamos las ballenas observadas para llevar un registro de la tendencia en su número a lo largo de los años, aunque sabemos que hay más ballenas presentes. 

Los relevamientos aéreos han permitido la creación de una base de datos de largo plazo que contiene una descripción detallada de la distribución, miembros de la familia y preferencias de más de 2.700 individuos conocidos. 

Esta base de datos se ha convertido en una herramienta invaluable para conocer las ballenas y aprender más sobre sus necesidades de conservación y sus respuestas a los cambios producidos en su hábitat desde 1971. Nuestra base de datos ha sido reconocida por el Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional como una de las más importantes del mundo para evaluar los efectos del cambio climático sobre las ballenas.

Los relevamientos de fotoidentificación han demostrado ser el mejor método para monitorear el estado, la salud y la distribución de las poblaciones de ballenas francas. La actualización anual del catálogo de fotoidentificación es necesaria para realizar nuevos modelos poblacionales para determinar el tamaño y la tasa de crecimiento de esta población, información fundamental para su manejo y conservación. Comprender el rango migratorio de la población es esencial para asegurar la protección a lo largo de todo su territorio. Las comparaciones con catálogos de Brasil y Uruguay son clave para entender cómo las ballenas usan las costas sudamericanas, y así generar estrategias para conservarlas en todo su rango de distribución. 


El registro de cada ballena reidentificada es incorporado a su historia de vida en nuestra base de datos, incluyendo datos como su localización en las bahías, la presencia de un ballenato, la cercanía de otras ballenas, y marcas o heridas en su cuerpo. A su vez, cada nueva ballena que identificamos por primera vez, es agregada al catálogo, el cual así va aumentando año a año.
Una característica distintiva de la ballena franca son sus callosidades, zonas de piel engrosada y de consistencia córnea en la parte superior y lateral de la cabeza. Cada ballena tiene un patrón de callosidades único, que varía mínimamente durante su vida permitiendo individualizarlas. Son comparables a nuestras huellas dactilares para la identificación.